El bufete barcelonés sería el encargado de llevar la acción legal que están dispuestos a presentar hasta un centenar de inversores.
Cerca de 100 inversores pretenden emprender acciones legales contra la familia Ruíz- Mateos, por presunta estafa y publicidad engañosa. Los abogados consideran que la publicidad realizada daba a entender que obtendrían un rendimiento fijo y que gozaban de una garantía patrimonial suficiente, mientras que se obviaba la delicada situación financiera del holding empresarial.