El fabricante alemán de semiconductores Infineon aumentó en su año fiscal 2006/2007 la pérdida neta hasta 368 millones de euros (539 millones de dólares), un 37,3% más que el año anterior. Según informó hoy la compañía germana, la perdida se debió a los números rojos de su división de memoria DRAM Qimonda, en la que todavía tiene una participación del 77,5%. La facturación cayó, asimismo, un 3%, hasta 7.700 millones de euros (11.280 millones de dólares), en su último ejercicio, que terminó el pasado 30 de septiembre. Infineon se desprendió el pasado año de su división de Memoria de Acceso Aleatorio Dinámico (DRAM según sus siglas en inglés) y creó una filial independiente que se llama Qimonda de la que vendió 28,75 millones de acciones en el tercer trimestre del año. La pérdida antes de intereses e impuestos (Ebit) se multiplicó en 2007 por diecisiete hasta 256 millones de euros (375 millones de dólares), frente al año contable 2005/06.