El ministro indio ha preferido la compra de aviones europeos, en lugar de americanos, por una cantidad de 11 mil millones de dólares, a pesar de las presiones del presidente Obama.


Estados Unidos, a través de su embajador en la India, ha declarado que “están profundamente decepcionados” después de que la India haya decidido que Boeing y Lockheed Martin no serán seleccionados. Se trata del mayor pedido del mundo de jets de combate de los últimos quince años.

Timothy Roemer, embajador americano en la India ha declarado que “EEUU es respetuoso con el proceso de contratación y que seguirán desarrollando el proceso de cooperación de defensa con la India”. Boeing ha dicho en un comunicado que “están decepcionados y que solicitarán una reunión informativa sobre esta decisión de las fuerzas aéreas india.”

Las compañías seleccionadas para el pedido han sido el consorcio EADS, formado por Reino Unido, Italia, España y Alemania y la empresa francesa Dassault. Los aviones del consorcio son los Eurofighter, mientras que los de la compañía gala son los cazas Rafale.