El verdadero impacto de la nueva directiva europea sobre el Mercado de Instrumentos Financieros (MiFID) no se evidenciará en la comunidad financiera hasta que pasen doce o dieciocho meses después de su aprobación, el próximo 1 de noviembre. Así lo destaca un estudio de la consultora Bearing Point, en el que se afirma que, mientras que la liberalización de la London Stock Exchange hace veinte años transformó el mercado británico "en cuestión de semanas", el "efecto completo" de la directiva MiFID tardará bastante más en tener un impacto "real". A juicio de la consultora, cuando pase un año y medio tras la aprobación, habrá una "explosión" de datos y un aumento en la cantidad de centros de negociación. Ante esta situación, el reto fundamental para las instituciones financieras será su capacidad para absorber este aumento masivo de datos. El estudio también destaca que la exigencia de transparencia en las compensaciones y liquidaciones llevará a una consolidación en el mercado, "haciendo la vida más difícil" a las infraestructuras más pequeñas, nacionales y tradicionales que pueden llegar a perder terreno frente a nuevos proveedores paneuropeos.