Las últimas semanas han sido, de nuevo, volátiles, con momentos de máxima tensión a medida que se acercaba uno de los “acontecimientos” sobre los que hemos venido alertando en esta sección: el vencimiento de más de 400.000 millones de EUR de la subasta a 12 meses del BCE a principios de julio.
Finalmente, la mayor apelación de las entidades financieras a la subasta semanal y a la de vencimiento a 3 meses ha permitido una transición ordenada a un entorno de algo menos de liquidez (100.000 millones de EUR, hasta un total de 500.000 millones, aproximadamente) cuyo principal impacto lo encontramos en el tramo monetario de la curva de tipos de interés.

Desde el EONIA hasta el Euribor 12 meses se han elevado como respuesta a esa menor liquidez, en un proceso que debería continuar en los próximos meses, aunque de  forma gradual, y a medida que se vayan despejando las dudas sobre las tensiones de liquidez y los potenciales problemas de solvencia de las entidades crediticias. Así, apostamos a que el EONIA regrese al 1,0%, pero no lo hará antes de 12 meses, mientras que el Euribor 12 meses podría cotizar cerca del 2% a final de 2010. A pesar de este repunte, la rentabilidad de la liquidez sigue siendo muy baja y, en consecuencia, muy alto el coste de oportunidad de no asumir riesgos. Pero a tenor de los últimos datos y encuestas, una parte importante del mercado prefiere seguir sobreponderando la liquidez.




Por lo que respecta a la renta variable, como no podía ser de otra forma, también ha sufrido la volatilidad del entorno, pero dentro de un rango que podría ser una referencia válida para los próximos meses en el Eurostoxx 50: 2.750/2.800 – 2.500.

Así, el índice parece incapaz de superar la parte superior aún cuando regresa el optimismo sobre el ciclo económico, pero tampoco cede por debajo en los momentos en los que se vuelve a hablar del double dip. En definitiva, parece que el mercado bursátil habrá que gestionarlo en rangos.Pero es que tal vez en el momento actual, el análisis y la inversión bursátil deba realizarse desde una perspectiva sectorial, toda vez que encontramos diferencias relevantes en el comportamiento, y sobre todo, perspectivas.

Vea el informe completo en el archivo adjunto