Recién iniciado el ejercicio 2013, son muchos los que ya han hecho balance del ejercicio 2012 y valoran una reasignación de los activos que tienen en cartera
El peso de cada una de las siguientes estrategias, como siempre, irá en función del perfil de riesgo del cliente, sus necesidades y objetivos de rentabilidad, patrimonio a asesorar y las expectativas cambiantes del mercado.

• Dada la incertidumbre generalizada en los mercados de riesgo, considero oportuno destinar una parte de la cartera a los depósitos bancarios tradicionales. La rentabilidad que están ofreciendo las entidades para el plazo de 1 año ronda el 3%-4%, que es:

o Una rentabilidad muy alta si tenemos en cuenta que el Euribor 1 año cotiza en el 0,55%.
o Una rentabilidad muy alta para un activo sin riesgo.

• Destinaría una parte de la cartera a metales preciosos como el oro y la plata debido a:

o Son considerados activos refugio en un entorno como el actual, es decir, de débil crecimiento económico, flexibilización cuantitativa y tipos de interés bajos.

o Los Bancos Centrales, principalmente los de países emergentes, continúan acumulando oro y es posible que la tendencia continúe en el 2013.

• Otra estrategia que incluiría en mi cartera sería invertir en Divisas emergentes Vs Divisas de países desarrollados. Las sucesivas medidas de flexibilización cuantitativa de las principales economías mundiales (EEUU, Reino Unido, Zona Euro y Japón) tienden a depreciar sus monedas, por lo que podría ser una buena idea invertir en divisas de países emergentes que es probable reciban flujos de entrada de capitales.

• Estos estímulos ya comentados harán que los tipos de interés continúen en niveles extraordinariamente bajos. Si confiamos además en una continuación en la reducción de los spreads de crédito, la Renta Fija podría ser una buena alternativa para diversificar nuestra cartera. Eso sí, y esto es muy importante, mientras la inflación se mantenga controlada. No espero rendimientos similares a los de este año, pero sí que nos pueden aportar un extra de rentabilidad. Así pues, me decantaría por:

o Renta Fija emergente
 El crecimiento de esta área seguirá siendo superior al de las economías desarrolladas.
 La salud financiera de muchos países emergentes y sus empresas ha mejorado. Esto implica balances más sanos, mayor potencial de crecimiento y mayor probabilidad de upgrades.
 El déficit fiscal está en una mejor posición que el de las economías desarrolladas.
 El ratio deuda/PIB es también notablemente inferior en el caso de las economías emergentes.

o Renta Fija corporativa global
 Prefiero Renta Fija corporativa a Renta Fija gubernamental. Las yields de la mayoría de gobiernos están muy bajas (y no tiene sentido invertir en deuda de estos países) exceptuando la de los países de la periferia de la Eurozona e incluso la de estos últimos han recorrido un gran camino a la baja en los últimos meses. A nivel corporativo creo que la ecuación rentabilidad/riesgo es más ventajosa si confiamos en que el 2013 nos llevará a un entorno de tipos bajos y reducción de los spreads de crédito.

• La parte más arriesgada de la cartera la centraríamos en las siguientes estrategias que obviamente requieren de un seguimiento en el corto plazo más inmediato:

o Eurostoxx50
 Si queremos estar presente en Renta Variable europea, éste es el índice. Es un índice diversificado geográfica y sectorialmente y que se encuentra todavía lejos de los máximos alcanzados, por ejemplo, en el 2011 (en contraposición del Dax alemán, que ya ha alcanzado estos niveles). Por la misma razón no ponderaríamos Renta Variable USA, ya que se encuentra muy cerca de sus máximos históricos y podría tener menor potencial de revalorización.
 Es un índice que se vería favorecido si consideramos que el programa OMT seguirá reduciendo los diferenciales de deuda periféricos.

o Renta Variable Asia, incluido Japón
 La probable nueva política económica del Banco de Japón en el 2013 (ya que el probable nuevo ministro de Japón es partidario de más medidas de estímulo a la economía) y el crecimiento de economías como China e India pueden suponer un impulso a los mercados de esta área.
o Sector Inmobiliario Global
 Está siendo uno de los sectores con mejor comportamiento en el 2012. Las medidas de flexibilización cuantitativa y el mantenimiento de los tipos a largo en niveles muy bajos están favoreciendo a este sector tanto en Europa como en Asia y en EEUU y es probable que la tendencia continúe. El indicador de referencia para este clase de activos es el FTSE EPRA/NAREIT