El gigante de servicios informáticos ha anunciado hoy que destinará 100 millones de dólares en los próximos cinco años para desarrollar nuevas aplicaciones de telefonía móvil, tanto para empresas como para uso privado. En concreto, IBM pretende mejorar los métodos de pago, la seguridad, la privacidad y la usabilidad de los móviles, así como impulsar entre las empresas el uso de los celulares para comunicarse con clientes y empleados. De esta forma, la compañía estadounidense pretende acercarse a los "millones de consumidores" que han abandonado el ordenador personal como primer medio de conexión a Internet.