Comprar justo en mínimos y vender justo en máximos ocurre pocas veces en la vida de un operador.
Mucho más complicado si el operador utiliza el análisis técnico para tomar decisiones de inversión debido a que debe esperar a que el precio muestre algún signo a favor de una determinada dirección antes de posicionarse.

En el caso del Ibex35 pocos comprarían por debajo de los 9.400 puntos y es que, en los momentos actuales, el sesgo del precio continúa siendo a la baja debido a las cesiones que muestran los osciladores técnicos y la estructura de máximos decrecientes que comienza a presentar la serie junto con el cruce bajista de las medias móviles de largo plazo.

En este contexto y para intentar anticipar con la mayor fiabilidad posible, no olvidemos que sería una posición contra tendencial, vamos a establecer unos criterios:

• Primero que el precio recupere una referencia técnica significativa, el anterior soporte y actual resistencia situado en 9.758 y que coincide con el 38,2% de Fibonacci del último impulso a la baja nos sirve.

• Segundo que este movimiento sea acompañado por un volumen de negocio superior a la media que apunte a una entrada de dinero fresco o nuevo en el mercado.

• Tercero que el indicador MACD forme un uptick o active señal de compra con un cruce de líneas.
Por el momento solo se cumple que el segundo, el volumen de negocio se ha disparado como no podía ser de otra forma tras las amplios bandazos de ayer.

Ibex 35 en gráfico diario