Mero rebote técnico tras las fuertes caídas de ayer motivadas por la incertidumbre que arroja a los mercados el Fiscal Cliff estadounidense. La división del poder Legislativo americano entre republicanos y demócratas complica una pronta solución a este problema. Además, las cuentas del blue chips Repsol contribuyen también al rebote. Con este telón de fondo, y pendiente de la subasta de deuda en la que España pondrá a prueba el apetito del mercado por su deuda a 3, 5 y 20 años, el Ibex 35 sube un 0,40% hasta los 7.691 puntos.

Como era de esperar, el Ibex 35 experimenta un rebote técnico que no le saca del mal momentum en el que la división del poder Legislativo en EEUU y los malos augurios de la Comisión Europea para la economía española le metieron ayer. El selectivo sube antes de perder el soporte de los 7.600 puntos. No obstante, las cuentas presentadas por Repsol hoy sí se configuran como una justificación positiva para apoyar los avances. La petrolera avanza un 1,90% después de hacer públicos sus resultados de los nueve primeros meses del año. En este tiempo, el blue chip obtuvo un beneficio neto de 1.796 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 5,5% menos que en el mismo período del año anterior, ya sin contar con YPF. Estas cuentas han estado por encima de lo previsto.

En cambio, en la parte baja, IAG se desploma un 2,27% después de manifestar sus intenciones de opar su filial Vueling. Hoy, el holding aeronáutico Iberia-British Airways abordará esta adquisición en su Consejo. Mientras, las acciones de Vueling están suspendiditas de cotización en el Continuo.

En el grupo de los blue chips, Santander sube un 0,91%, BBVA un 0,28%, Iberdrola un 0,26% y Telefónica un 0,40%.

En el Mercado Continuo…
Funespaña
(5,26) y Montebalito (5%) ocupan las últimas posiciones. En cambio, Grupo Tavex se dispara un 13,78% y Reyal Urbis un 7,69%.

En el Mercado de Renta Fija…
Hoy el Tesoro intentará captar entre 3.500 y 4.500 millones subastando bonos a 3, 5 y 20 años. El tramo de bonos a más largo plazo “es una prueba del Tesoro para medir el apetito por esta deuda y, si se subastara después de pedir el rescate se obtendría mejor resultados del que se va a obtener hoy”, indica Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG.

Esta subasta se llevará a cabo con la prima de riesgo en el entorno de los 430 puntos básicos.