El presidente de Iberia, Fernando Conte, dijo hoy que el traslado de la sede social de la compañía es "algo impensable", porque -añadió- siempre se ha dicho que en el caso de la fusión con British Airways (BA) cada aerolínea mantendría su propia sede social. Conte señaló, en la rueda de prensa de presentación de los resultados de 2008, que lo que sí puede existir en otro lugar diferente es una sociedad tenedora de acciones "tal y como se ha dicho otras veces que se crearía, con un conjunto paritario de ejecutivos de ambas compañías". El cambio de la sede de una compañía presenta, según el presidente de Iberia, "numerosos problemas", ya que cada país tiene su propia legislación laboral y fiscal, lo que no ocurriría con una sociedad tenedora de acciones que se crease con motivo de la fusión.
Con respecto al momento de la fusión de ambas aerolíneas, el presidente de Iberia se remitió a otras declaraciones suyas en el sentido de que durante el mes de marzo se tomará la decisión, "que puede ser en un sentido o en otro", aunque se mostró optimista.

Actualmente "estamos valorando las sinergias, y su contenido económico para que aporte valor a los accionistas de ambas compañías", y en cuanto a la posible ecuación de canje de títulos, Conte cree que "intervienen diversos factores, entre ellos los bancos de inversores, así como otros muchos que se deben contemplar".

Aunque el presidente de Iberia es optimista en el proceso de fusión, si esta no se llevase a cabo, "no pasa nada" porque la aerolínea tiene "un proyecto en solitario" y mantiene el liderazgo en una ruta tan importante como es Europa-Latinoamérica".

Para Conte, Iberia es un valor aislado en si misma, aunque reconoció que "siempre he defendido que este sector está muy fragmentado y que es bueno que se vaya a concentraciones".