Iberdrola cerró la sesión bursátil de hoy con una subida del 7,76% al calor de nuevos rumores corporativos en torno a la eléctrica y por la percepción de los inversores de que la acción había caído en las últimas semanas hasta resultar "barata", según los expertos consultados por Europa Press.
En concreto, los títulos de la compañía cerraron en 9,30 euros, después de oscilar entre entre 9,33 y 8,77 euros durante la jornada. Iberdrola se apuntó la mayor subida y el mayor volumen de negociación, de 881 millones de euros, del Ibex, que subió un 1,84%. El analista de Atlas Corporación Ignacio Cantos atribuyó a los "rumores corporativos" la revalorización de la compañía. En concreto, aludió a los renovados comentarios acerca del interés de EDF por Iberdrola y a las recientes declaraciones del presidente de Repsol, Antonio Brufau, en las que aseguraba que no existe ninguna alternativa a una fusión entre la eléctrica y Gas Natural. Repsol y 'La Caixa', con participaciones del 30% y del 33% en Gas Natural, respectivamente, negociaron durante semanas con el presidente Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, un posible acuerdo de fusión. Este acercamiento, reavivado por el temor a un desembarco de EDF en Iberdola, se encuentra en punto muerto desde finales de abril. Cantos advierte de que Atlas Corporación tiene una visión "precavida" del sector eléctrico, en el que aún persisten incertidumbres acerca de aspectos como el déficit de tarifa y el efecto sobre las empresas de las medidas que adopte el Gobierno para acabar con este desajuste. Por otro lado, la analista de Renta Cuatro Natalia Aguirre coincidó en que la revalorización de hoy de Iberdrola se debe a los rumores corporativos. Estas especulaciones, pese a no ser nuevas, ganan relieve entre valores con un rendimiento inferior a su potencial. A diferencia de hoy, las subidas de Ibedrola el jueves y el viernes pasado, señaló, respondieron a la buena acogida del 'Día del inversor' de la eléctrica, en el que la compañía confirmó sus compromisos inversores. En aquel momento se demostró que la empresa estaba "infravalorada" con respecto a otras eléctricas europeas, añadió Aguirre.