El consejo de administración de Iberdrola propondrá una política de dividendos "en niveles" de entre el 57% y el 60% del beneficio neto y continuará conteniendo costes y realizando desinversiones durante 2010, afirmó hoy el presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán, en una conferencia con analistas.
Sánchez Galán no adelantó previsiones de beneficio para 2009, pero dijo que el Ebitda y el "nivel operativo" aumentarán entre el 5% y el 7%. "El dividendo aumentará en la proporción en que aumente el resultado neto", señaló.

"Para 2010 prevemos una clara tendencia de estabilización de demanda en todos los mercados, ya que la situación no puede ser peor", afirmó el presidente de la compañía, antes de adelantar que el grupo ya ha colocado en el mercado más de la mitad de la producción de electricidad y el gas del próximo año.

"En 2010 seguiremos mejorando la eficiencia en todos los negocios y esperamos que la tendencia a reducir gastos financieros siga siendo positiva, fruto de la reducción del coste medio de la deuda, de que continuaremos ejecutando el plan de desinversiones e invirtiendo según el 'cash flow' generado", aseguró. "Las condiciones del entorno exigen un esfuerzo adicional en gestión de aspectos controlables, y especialmente en eficiencia", adelantó.

Por su parte, el director financiero de la compañía, José Sainz Armada, explicó que el grupo "probablemente prolongará más el plazo", hasta el primer trimestre de 2010, de las desinversiones previstas, que alcanzarán los 2.500 millones. "Las desinversiones se realizan en función de los objetivos de ratios que permitan asegurar el cumplimiento de los 'rating', y en estos momentos estamos confortables" en este aspecto, aseguró.

EMISIONES DE DEUDA POR 3.000 MILLONES


Sainz Armada aseguró que su grupo está "iniciando un plan de reestructuración de deuda" y que tiene previsto "seguir apelando a los mercados de capitales". "En las próximas semanas lanzaremos" alguna operación en este sentido, afirmó.

El directivo señaló que "la situación financiera y el acceso al crédito siguen siendo tremendamente restringidos" y que, en las condiciones actuales, "la diferencia en la calidad del crédito es fundamental". "Estamos estudiando" nuevas posibles emisiones en 2009, mientras que en 2010 podría emitirse deuda por unos 3.000 millones", afirmó.

"En estos momentos, la única manera de financiarse de forma eficiente es en los mercados de capitales, y vamos a seguir trabajando en este sentido y reduciendo la dependencia del sistema bancario", afirmó.

Sainz Armada aclaró que "no hay prevista ninguna ampliación de capital, ni en la matriz ni en las filiales", mientras que Sánchez Galán aseguró que los mercados de capital ofrecen "mejores condiciones que acudiendo a los bancos". Estas colocaciones permiten diversificar geográficamente la deuda y facilitar la financiación.

RELEVO EN GAMESA

Sánchez Galán hizo además alusión a Guillermo Ulacia, quien recientemente abandonó la presidencia de Gamesa, de la que Iberdrola es el principal accionista. "Ulacia ha hecho un magnífico trabajo en Gamesa y me comentó su deseo, por razones personales de suficiente peso, de abandonar la compañía", señaló, antes de expresarle su "aprecio personal y profesional".

El presidente de Iberdrola, que aseguró que la caída actual de demanda sitúa esta variable en niveles de 2006, señaló además que la eléctrica "se está posicionando con rapidez" en los mercados bilaterales "para reducir su exposición al 'pool'", el mercado mayorista de electricidad. "Hemos vendido la producción en los mercados a largo plazo a precios superiores a los del 'pool'", aseguró.