Iberdrola ha registrado un beneficio neto de 1.613 millones de euros hasta septiembre, lo que supone un incremento del 30,5 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la compañía ha alcanzado los 3.811,6 millones de euros, un 29,9 por ciento más que el registrado entre enero y junio de 2006, mientras que el beneficio neto de explotación (Ebit) ha alcanzado los 2.522,4 millones, un 26,3% más.
La primera eléctrica española por capitalización bursátil, obtuvo un beneficio neto en los nueve primeros meses del año de 1.613 millones de euros, lo que representa un incremento del 30,5% respecto al mismo periodo de 2006. Según comunicó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la aportación al beneficio neto del grupo de la escocesa Scottish Power, que consolida en Iberdrola desde el pasado 23 de abril, ha sido de 320 millones de euros. La eléctrica ha contabilizado 242 millones correspondientes a su parte del déficit tarifario (diferencia entre ingresos y costes del sistema eléctrico) del periodo, que, según sus cálculos, asciende a 795 millones en total. El beneficio operativo bruto o EBITDA entre enero y septiembre pasados creció un 29,9%, hasta alcanzar los 3.811,6 millones, mientras que el beneficio operativo neto (EBIT) creció el 23,6% y se situó en 2.522,4 millones. La cifra de ventas fue de 11.376,5 millones, lo que representa un incremento del 39,5% gracias al crecimiento del área internacional y de los negocios no energéticos, que compensaron la caída del 14,4% experimentada en España motivada por los bajos precios de la energía. Iberdrola logró una producción neta en el periodo de 86.800 gigavatios-hora (GWh), un 30% más que el año pasado, de los que el 44% se generaron fuera de España. Por áreas de actividad, el negocio liberalizado en España presentó un mal comportamiento debido a una caída del 36,7% del precio de la energía en el mercado eléctrico mayorista y al menor volumen de ventas. La cifra de negocio descendió un 28,9%, hasta los 3.799,3 millones, y el EBITDA un 36,6%, hasta los 1.005,4 millones. Por el contrario los ingresos del negocio regulado (distribución) crecieron un 72,7%, hasta alcanzar los 1.111,4 millones de euros, y su EBITDA ascendió a 667,3 millones, cifra que más que triplica la obtenida en los primeros nueve meses de 2006. La cifra de negocio de área de Latinoamérica creció un 28%, hasta situarse en 2.136,8 millones de euros, mientras que el EBITDA alcanzó los 648 millones, lo que supone un incremento del 29,3%. México, donde la eléctrica ha puesto en marcha dos ciclos combinados en el último año, aportó un 61,5% al negocio. En cuanto a los negocios no energéticos y el área de Ingeniería, su cifra de negocio aumentó el 51%, hasta alcanzar los 1.603 millones de euros, mientras que el EBITDA fue de 353,2 millones, lo que supone un aumento del 38%. La cifra de negocio de Iberdrola Inmobiliaria creció el 135%, hasta los 353 millones, gracias al cierre de varias operaciones durante los últimos nueve meses, mientras que Ingeniería y Construcción aportó 755 millones y aumentó un 119%. La deuda financiera ajustada de la compañía a 31 de septiembre pasado ascendía a 23.482 millones, frente a los 13.119 millones que tenía al cierre del ejercicio 2006, lo que arroja un ratio de apalancamiento financiero (relación entre deuda neta y fondos propios) del 48,5%.