El precio de reinversión de cada acción de Iberdrola objeto de reinversión en el marco del nuevo sistema de retribución al accionista ha quedado fijado en 6,599 euros, informó hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
En caso de ser aprobado en la próxima junta general de la eléctrica, el nuevo sistema de retribución a los accionistas, que les permitirá optar por recibir acciones liberadas o bien un importe equivalente en efectivo, se pondrá en práctica con el pago del dividendo complementario, en julio de 2010.

El precio de reinversión se ha calculado con base en la media simple de los cambios medios ponderados de la acción de Iberdrola, en el mercado continuo español correspondiente a los últimos cinco días hábiles bursátiles, minorada en el importe bruto de 0,143 euros satisfecho hoy a cuenta del dividendo del ejercicio 2009.

El nuevo sistema, basado en acciones gratuitas a través de un aumento de capital, dará mayor rentabilidad a los inversores, según Iberdrola.

De ser aprobado el nuevo sistema, los accionistas de la compañía recibirán un derecho de asignación gratuita por cada título que posean o, en caso de optar por recibir el dividendo en efectivo, tendrán dos opciones.

En primer lugar, podrán cobrar el importe como consecuencia de la venta de los derechos de asignación gratuita a Iberdrola, que asumiría el compromiso de abonar un precio fijo garantizado. En segundo lugar, tendrán la posibilidad de vender los citados derechos en el mercado, en cuyo caso la contraprestación variaría en función de la cotización.

La fiscalidad de este nuevo sistema, denominado 'scrip dividend', hace, según Iberdrola, "muy atractiva" una emisión liberada para el pequeño accionista, ya que recibe acciones nuevas de forma gratuita.

Los nuevos títulos reducen el precio medio de la cartera, puesto que no constituyen renta y sólo tributan en caso de ser vendidos, y elevan la rentabilidad neta del dividendo complementario hasta el 26,6%.

Este sistema, sólo utilizado hasta ahora por el banco Santander en España, ya ha sido ensayado por sociedades como HSBC, National Grid, Société Generale o France Télécom, mientras que EDF se encuentran en proceso de aplicación.

MANTIENE EL DIVIDENDO


Iberdrola repartió hoy un dividendo bruto de 0,143 euros por acción a cuenta del ejercicio 2009. El importe por acción del dividendo a cuenta es similar al del ejercicio anterior, pero obligará a la eléctrica a destinar en total 751 millones de euros para retribuir a sus accionistas, lo que supone incremento del 5% con respeto a los 715 millones a cuenta de 2008.

Este incremento permitirá a la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán mantener la retribución a todos los accionistas tras la ampliación de capital realizada este año.

Fuentes de Iberdrola aseguraron a Europa Press que el dividendo anunciado es una muestra de que el esfuerzo de internacionalización realizado desde 2007 con la compra de Scottish Power ha salido según lo previsto, a pesar de las dificultades del entorno económico.

La medida supone un "importante esfuerzo" en beneficio del accionista y se inscribe en el compromiso de mantener un 'pay out' de entre el 57% y el 60% del beneficio neto total, en la misma línea de ejercicios anteriores, añaden las fuentes.

La retribución total al accionista del ejercicio 2009 estará en línea con la de 2008, cuando ascendió a 0,332 euros brutos, de los que 0,184 euros correspondieron al dividendo complementario, 0,143 al ordinario y 0,05 euros a la prima de asistencia a la junta.

Al realizarse el pago el 30 de diciembre, la eléctrica evitará la subida del 18% al 21% en el impuesto sobre el rendimiento de capital que se aplicará durante el próximo ejercicio y, con ello, procurará a sus accionistas un ahorro fiscal del 3,8%. Otras empresas del sector energético como Repsol, Cepsa o Enagás han tomado decisiones similares.