Las acciones de Iberdrola descendieron hoy el 1,80%, la mayor caída del Ibex-35, después de que la eléctrica admitiera, de manera indirecta, su interés por el quinto grupo energético británico, Scottish Power.
Los títulos de Iberdrola, que llegaron a caer en algunos momentos un 3,38%, cerraron la sesión en 35,46 euros, con lo que todavía acumulan un ascenso anual del 53,57%. En el mercado se valora de forma positiva la operación, pero habitualmente se recoge con caídas una gran compra debido al fuerte desembolso que la compradora ha de realizar, cuantía que en este caso rondaría los 16.500 millones de euros, la mitad de lo que vale la eléctrica española. Las acciones de Scottish Power, que ante los rumores de este acercamiento se revalorizaron ayer un 18%, descendieron hoy un ligero 0,27% y cerraron en 728 peniques.