Las acciones de IAG recuperan parte del terreno perdido durante la sesión tras conocerse que ha entrado en el capital de la compañía nórdica para iniciar conversaciones sobre una futura colaboración entre ambas. Unas conversaciones que podrían llegar a pasar por el lanzamiento de una OPA.

Los títulos de la aerolínea hispano-británica caen en bolsa tras conocerse que ha comprado un 4,6% de su rival noruega. Un movimiento, que ha afirmado la empresa, está dirigido a iniciar conversaciones con la dirección de la compañía entre las que se podría tratar el tema de la compra.

Durante la sesión las acciones de IAG han llegado a caer más de un 3%, aunque después de conocerse que estas conversaciones no se han iniciado y que la decisión de lanzar una oferta aún no se ha tratado, los inversores han limitado las caídas.

Todo lo contrario a lo que ha ocurrido con las acciones de Norwegian que, tras estar suspendidas de cotización, han vuelto a cotizar con subidas de hasta un 36%.  Según Reuters, Norwegian, la aerolínea de bajo coste, ha afirmado que considerada algo positivo este interés de su rival. Los títulos han recuperado niveles de hace un año.

Según Michael Hewson, estratega de mercados de CMC Markets en el Reino Unido, en los últimos años el mercado tenía la sensación de que la compañía estaba creciendo demasiado. Destaca el experto que en los últimos resultados presentó unas pérdidas trimestrales mayores de las esperados. Entre otros factores, los números rojos habrían surgido del aumento de los costes por sus rutas transanlánticas. Además, la dirección planea expandir su flota hasta 190 naves en 2019 desde 150 en la actualidad.

“Su éxito se ha visto reflejado en el robo de cuota de mercado a operadores como Ryanair e Easyjet”, afirma Hewson. Sin embargo, el mercado ve que “al forzar a la baja los precios en rutas de largo recorrido ha aumentado los temores de que en un mercado tan competitivo podría estar creciendo por encima de sus posibilidades”, afirma.

 

Norwegian

 

Recuerda Hewson que el consejero delegado de Ryanair ya dijo hace unos meses que Norwegian no podría sobrevivir el invierno por sus ambiciosos planes de crecimiento y el aumento de los costes que se ha saldado con alguna ampliación de capital. Al mercado le preocupa el endeudamiento.

El experto de CMC Markets se fija en los números para decir que en esta situación de debilidad financiera que IAG podría intentar aprovechar hay un lado positivo. Por un lado, el tráfico aumentó en marzo un 48% junto a los ingresos por pasajero. El factor de carga (load factor) creció hasta el 86,7%, lo que sugiere, dice Hewson que, “parece que la compañía está capacitada para sostener por ahora sus planes de expansión”. Con todo, indica el experto, “a los inversores les sigue preocupando la capacidad de la aerolínea para seguir creciendo en un entorno de aumento de la incertidumbre geopolítica y subida de los precios del petróleo”.

Para Hewson, el movimiento de IAG podría significar que la compañía ha visto una oportunidad por el nivel de precios o “simplemente quiere mantener las opciones abiertas”.

IAG

En los últimos años, la compañía aérea con sede en Londres, ya ha manifestado su interés por crecer en este segmento. Además de Vueling e Iberia Express, el año pasado lanzó otra marca, de bajo coste, Level que viaja a Estados Unidos. Con la incorporación de Norwegian, la empresa controlaría el tráfico con el mercado del Norte de Europa, uno de los que más viajeros transportan a España. En lo que va de año, las acciones de IAG caen algo más de un 6%, aunque en los doce últimos meses se aprecian más de un 11%.

 

IAG

 

En estos momentos, la mayor parte de los analistas que siguen el valor apuestan por comprar los títulos de la compañía con un precio medio de 7,66 euros por acción, lo que implicaría un potencial de revalorización de más de un 8% desde el cierre del miércoles.

 

Recomendación