El HSBC, el mayor banco de Europa, anunció hoy que destinará 1.000 millones de libras (1.100 millones de euros) a nuevos créditos hipotecarios para clientes que dispongan tan sólo de un depósito equivalente al 10 por ciento del valor del préstamo. Con esta medida, la entidad abre el grifo del crédito para aquellas personas que intentan adquirir su primera vivienda y que han visto cómo la crisis de las hipotecas de alto riesgo (subprime) y el posterior colapso del sistema financiero han reducido sus opciones de financiación.
Esta primera inyección de liquidez al mercado hipotecario se enmarca dentro de los 15.000 millones de libras (16.600 millones de euros) que el HSBC reservará para este tipo de préstamos a lo largo de 2009, el doble de la cantidad total que destinó en 2007.

Los créditos, de los que sólo podrán beneficiarse los clientes "premium" del banco, ofrecen una financiación de hasta el 90 por ciento del valor de tasación de la propiedad en un momento en el que el precio de las casas continúa a la baja en el Reino Unido.

De hecho, sólo el 6 por ciento de las hipotecas contratadas hoy en día en Gran Bretaña ofrecen una financiación del 90 por ciento del valor de la finca, según los últimos datos recabados por el grupo Moneyfacts.

Para cubrirse las espaldas frente a posibles impagos, el HSBC sólo dará estos préstamos a los clientes con cuentas "premium" -que implican un coste de 12,95 libras al mes (14,4 euros) o a aquellos que tengan más de 50.000 libras (55.000 euros) en el banco, ya sea en depósitos o a través de inversiones.

El director de servicios financieros personales del HSBC, Joe Garner, señaló que este compromiso de 1.000 millones de libras muestra cómo el grupo "aprecia la lealtad de sus clientes".

Respecto al riesgo que conlleva conceder créditos por casi el importe total de la vivienda en un entorno en que los precios siguen cayendo, Garner se limitó a afirmar que el valor de las casas "no puede caer eternamente".