El Estado holandés ha vendido la división de seguros de Fortis Holanda (FCI, en sus siglas neerlandesas) a la firma británica Amlin por una cantidad de 350 millones de euros, anunció hoy el ministerio de Finanzas en un comunicado. El ministro de Finanzas, Wouter Bos, ya había hecho pública hace tiempo la intención de La Haya de deshacerse del negocio asegurador. El Estado holandés compró Fortis Holanda -incluida la parte de ABN AMRO que estaba en manos del grupo belgo-holandés- a finales del año pasado, dentro de las maniobras llevadas a cabo por los tres Gobiernos del Benelux para salvar a la entidad de una inminente bancarrota. Tras la división del grupo, Bélgica decidió vender casi todo el negocio bancario y las actividades de seguros en ese país al banco francés BNP Paribas. El Gobierno holandés explicó que la venta del negocio holandés de seguros "supone un primer paso" para revertir el proceso de nacionalización de Fortis Holanda. Los problemas de Fortis comenzaron tras la operación de compra de su rival ABN AMRO, junto al Santander y Royal Bank of Scotland. Las dificultades para pagar su parte de ABN (24.700 millones de euros) se sumaron a las consecuencias de la crisis de las hipotecas de "alto riesgo" en Estados Unidos, y el posterior huracán financiero que sacudió el planeta