El presidente andaluz, José Antonio Griñán, defendió hoy la conveniencia de la fusión entre las cajas andaluzas para hacer frente a la crisis financiera, pero aclaró que esta decisión "no se puede tomar" en un despacho político, en el que "sí se puede orientar el camino". En unas declaraciones a Punto Radio recogidas por EFE, el jefe del Ejecutivo andaluz volvió a apostar por tener en la comunidad una caja o una entidad financiera "propia" y de dimensión suficiente para afrontar los grandes retos. Junto a estas razones, esgrimió que, además, ahora "falta dinero y las entidades financieras tienen vencimientos, donde su índice de morosidad ha crecido. Es bueno que se miren las unas a las otras y puedan iniciar procesos de fusión", apostilló.