Semanas, meses, años… Grifols ha podido presumir durante mucho tiempo de una esbelta tendencia alcista. En cinco años ha logrado revaloriazarse un 52%, sin embargo, como dice el dicho, ‘todo lo que sube, ha de bajar’, y esta acción no es la excepción. A pesar de ser la que mejor comportamiento ha mostrado en el último lustro, 2012 podría ser el final de una bonita historia alcista. Eso sí, aún podremos aprovechar un último tirón alcista

Cuánto tiempo Grifols se ha permitido mirar por encima del hombro al resto del Ibex 35. Incluso estos años de crisis, paradójicamente, han sido los mejores para su cotización. Sin embargo, esta bonita tendencia bursátil podría llegar a su fin en los próximos, si atendemos a las predicciones de las casas de análisis. Actualmente, Grifols cotiza en los 19,30 euros -precio cierre miércoles 2 mayo-, sin embargo, el consenso de analistas recogido por FactSet fija el precio objetivo de la acción en 16 euros Por ende, desde precios actuales, la acción tendría que caer un 17%.

Por ello, y de cara a los próximos meses, Gisela Turazzini, co-fundadora de Black Bird Group, apuesta por “invertir a la baja con objetivo en 16.50 euros, poniendo un stop de pérdidas ceñido en 16 euros”.

Y, es que, “de aquí a 2 ó 3 meses va a surgir un reguero de información muy positiva sobre Grifols y muy negativa sobre Iberdrola”, ¿qué conllevará esto? “Que todos los cuidadores vendan lo que puedan de Grifols y compren Iberdrola”, predice Alberto Iturralde, analista independiente y responsable de Díasdebolsa.com.

Sin embargo, en el corto plazo su tendencia alcista es incuestionable (estructura de máximos / mínimos crecientes y medias móviles cruzadas al alza junto con un volumen de negocio que comienza a repuntar pese a los elevadas alzas acumuladas). Aún no hemos asistido a una señal de cambio de tendencia, de hecho, Jorge del Canto, profesor de la Escuela Europea de Dirección y Empresa, cree que “está formando un tercer impulso alcista que aún le puede llevar bastante más arriba, aunque no me plantearía intentar participar de este movimiento porque la acción ya me parece cara”. Y, si bien, entrar a estos niveles ya es osado, ¿qué pueden hacer aquellos que tengan posiciones aún en Grifols? “se pueden mantener las posiciones largas abiertas con un stop dinámico inferior a la directriz alcista que parte de mínimos de diciembre de 2011, en torno a 16,58 euros”, dice Luis Francisco Ruiz, analista de Estrategiasdeinversion.com. No obstante, Ruiz avisa de que “la extrema sobrecompra acumulada debido a la verticalidad de las alzas y la proximidad de resistencias clave 20,39 / 19,96 no invitan a acumular en los niveles actuales”.

GRÁFICO GRIFOLS:


Por fundamentales, Grifols es el claro ejemplo de una compañía española que ha hecho sus deberes, lo que conlleva reducir su exposición al mercado nacional. Tan al dedillo se ha tomado esta premisa, que el 90% de sus ingresos se generan en el exterior, mientras que España sólo supone el 9%.

En concreto, las ventas en Europa alcanzaron 151,4 millones de euros en el primer trimestre. Destaca el impulso en EE.UU. y Canadá, área en la que la facturación por ventas se situó en 416,8 millones de euros con incrementos del 23,1% en términos proforma y del 372,3% en términos reportados si se compara con 2011. Esto es básicamente fruto de la compra de la norteamericana Talecris llevada a cabo en junio de 2011. Sin duda, la recompensa, tras las muchas idas y venidas y los 2.800 millones pagados Talecris, ya se reflejan en la cuenta de resultados de Grifols.
Sin embargo, su negocio en España, aunque reducido, promete dar quebraderos de cabeza, como ya se ha reflejado en las cuentas del primer trimestre a causa de los ajustes del gasto sanitario para reducir el déficit público. De hecho, en 2011 Grifols vendió a la banca facturas pendientes de cobro de las administraciones públicas por 157 millones de euros.

Covadonga Fernández, analista de SelfBank, comenta que “nos parece positivo el crecimiento de las ventas en todas las divisiones y el crecimiento de los ingresos internacionales, especialmente Norteamérica. Únicamente España está mostrando debilidad en los ingresos como consecuencia de los ajustes en gasto sanitario. Estaremos pendientes, en los próximos meses, de ver una mejora de margen sobre beneficio derivado de los menores costes financieros tras la refinanciación. A pesar de la solidez del negocio, a estos niveles el valor está caro”. Su PER es de 21 veces, el cuarto mayor del Ibex 35, mientras que su capitalización bursátil no llega a los 4.100 millones de euros.

El fabricante de hemoderivados también se está esforzando en reducir su deuda, que es inferior a cuatro veces su Ebitda. Por ello, cada vez suenan con más fuerza los rumores sobre si Grifols volverá a repartir dividendo próximamente. En 2011 la compañía se vio obligada a suspender la retribución a sus accionistas en 2011, como consecuencia de las exigencias de refinanciación de su deuda, que le obligaron a reducir su ratio deuda/ebitda a 3,75 veces. Desde Nomura señalan que, al acercarse al objetivo de dos veces el Ebitda, aumenta "la posibilidad de un dividendo parcialmente en efectivo en 2012". Recordemos que históricamente la compañía mantuvo un pay-out del 40%