17 de mayo de hace un año. El grupo sanitario-farmacéutico Grifols se convertía en la tercera compañía en salir a bolsa en 2006. 365 días después, la empresa puede presumir de haber ganado desde entonces un 214,3 por ciento. Y lo que es más importante, a pesar de esta revalorización, los expertos continúan siendo positivos con el valor.
La historia de Grifols en bolsa tiene bastante que ver con la historia de éxito de la compañía. El día de su debut, pese a ser una mala jornada para el Ibex, que se dejó 3 por ciento, las acciones del grupo catalán consiguieron terminar con una revalorización del 15,68 por ciento. Y desde entonces, desde esos 4,4 euros en los que se colocaron sus acciones en la ampliación de capital, el grupo catalán no ha parado de subir y lo ha hecho, además, de forma escalonada. Pero, a pesar de este buen comportamiento, los expertos continúan apostando por el valor. Ramón Carrasco, gestor de FORTIS Banca Privada destaca que “se trata de una compañía muy eficiente, con un nicho de mercado muy determinado. La única pega que se le podría poner es que los múltiplos a los que cotiza comienzan a estar un poco ajustados”.