El inversor estadounidense John Griffin ha incrementado su participación en posiciones cortas en el Banco Popular, que ya han subido hasta el 0,38% de su capital.