Si Grecia necesitase ayuda financiera de la Unión Europea, Atenas preferiría un crédito a largo plazo en lugar de garantías de bonos, dijeron el viernes dos fuentes conocedoras de la opinión del Gobierno heleno.