El ministro de Economía griego, George Papaconstantinou, aseguró hoy que los problemas fiscales de Grecia forman parte de un problema mayor de la eurozona, en el que otros países miembros, como España o Portugal, podrían sufrir las mismas consecuencias que el país heleno. En una rueda de prensa, Papaconstantinou insistió en que otros miembros de la unión monetaria "pueden ser presa" también de lo que sus líderes llamaron "un ataque sin precedentes de los especuladores". "Es por esto por lo que el problema griego, a pesar de tener características particulares, es también un problema de la zona euro", añadió.