El fabricante estadounidense de neumáticos para automóviles Goodyear registró unas pérdidas netas de 375 millones de dólares (273,7 millones de euros al cambio actual) durante 2009, lo que supone multiplicar por más de cuatro los 'números rojos' contabilizados en 2008, informó hoy la empresa. La compañía con sede en Akron, en el Estado de Ohio, explicó que sus resultados anuales se vieron lastrados por la crisis económica internacional, que afectó especialmente a las ventas de neumáticos. Además, señaló que también sufrió el efecto negativo del tipo de cambio, que tuvo un impacto de 699 millones de dólares (510 millones de euros) sobre la facturación.