Wall Street se levantó hoy, fue a su armario y sacó un traje rojo y es que, las buenas cuentas trimestrales de Goldman y Citigroup no han sido suficientes para animar el parqué de EE.UU.. Tras superar la barrera psicológica de los 10.000 puntos ayer, hoy la volatilidad se vuelve a adueñar de la bolsa haciendo que los inversores recojan beneficios en el Dow Jones, que baja un 0,27% hasta los 9,989.03 puntos, el Nasdaq, que cede un 0,44% y el S&P 500, que se deja un 0,38%.

Un día más, la mirada de los inversores se gira hacia las cuentas empresariales, en concreto, hacia el sector bancario, que es el verdadero protagonista de la jornada pues hoy Goldman Sachs y Citigroup han presentado sus resultados trimestrales.

 

La primera financiera estadounidense en desfilar por la pasarela ha sido Goldman Sachs que registró una ganancia de 3.190 millones de dólares durante el tercer trimestre. GS saca pecho y no es para menos, sus beneficios se han multiplicado por cuatro con respecto a las cuentas del mismo periodo del año anterior. Aunque estos datos son buenos y superan las expectativas, el valor hoy desciende un 1,24% en el NYSE. Ante esta desconfianza del inversor por el valor, Goldman lanzará una campaña para calmar los ánimos, mostrando que todo ha vuelto a la normalidad y atraer a los clientes escépticos.

 

Si Goldman no defraudó, Citigroup no iba a ser menos. Sus cuentas también mostraron números positivos y, si bien algo hinchados que los de su compañera, la financiera obtuvo una ganancia de 101 millones de dólares frente a las pérdidas de 2.920 millones del mismo periodo del año anterior pero, el negocio en el que Citi se vio más herida fue en el créditos, donde aumentó sus pérdidas. Hoy el valor cae estrepitosamente y, minutos después de la apertura de Wall Street cotiza un 4% abajo.

 

La farmacéutica Baxter también ha registró un aumento del 12% en sus ganancias trimestrales hasta los 530 millones de dólares, aunque los ingresos casi ni se inmutaron con respecto a los conseguidos el año antes. Pese a que Baxter es optimista y eleva su proyección de ganancias para el año, los inversores no parecen creérselo y hoy recogen beneficios haciendo descender el valor más de un 3%.

 

Hoy se ha conocido que durante el mes pasado los precios de venta al consumidor crecieron a un menor ritmo después de que los precios de los alimentos y las energías se redujeran. El índice subió a 0,2%, superando ligeramente las expectativas de los expertos pero corroborando que la inflación está bajo control, si bien, la recuperación va lentamente.

 

Con respecto a la pata coja de la economía norteamericana, el empleo, los datos que han salido a la luz hoy han sido esperanzadores. Las solicitudes de subsidio por desempleo la semana pasada disminuyeron a su nivel más bajo de los últimos 9 mese. En concreto, estas peticiones cayeron a 10.000 hasta las 514.000.

 

Las ejecuciones de hipotecas registraron una disminución del 4% en septiembre frente al dato de agosto, pero un aumento del 29% en comparación con las cifras del mismo periodo del 2008.