Goldman Sachs ha recomendado vender los títulos de la entidad bancaria, porque en un entorno de menor liquidez disminuyen sus perspectivas de encontrar un comprador y, por tanto, desaparece la prima con la que cotizaba con respecto a sus competidoras en el mercado español.