El laboratorio farmacéutico británico GlaxoSmithKline obtuvo un beneficio neto atribuido de 4.157 millones de libras esterlinas (5.977 millones de euros) en los nueve primeros meses del año, un 1,2% menos que en el mismo periodo de 2006, anunció hoy la compañía. La facturación de la mayor compañía europea del sector alcanzó los 16.742 millones de libras (24.073 millones de euros), un 3% menos, lastrada por la competencia de los medicamentos genéricos en EEUU y las menores ventas de su medicamento Avandia. "GSK se mantiene en la senda para cumplir su objetivo para el ejercicio, pese a los significativos desafíos", dijo JP Garnier, consejero delegado de la compañía.