Todos sabemos la confrontación entre partidarios del Análisis Fundamental (cercanos a una gestión “Value”) y los de una gestión desde alegatos más cercanos al análisis técnico (como sería el caso de una gestión “Momentum” o tendencial).

-En el “Value Investing” un inversor compra un activo por debajo de su valor intrínseco esperando en el futuro, generalmente en varios años, una reversión al mismo. Esta estrategia de inversión ha sido usada por famosos inversores como Warren Buffett, Mohnish Pabrai, Guy Spier o Francisco García Paramés en España, entre otros.

Ventajas: al comprar activos a valoraciones atractivas se tenderá a experimentar un mejor comportamiento en los momentos de fuertes caídas del mercado, así como en los primeros momentos tras una corrección importante, ya que los valores más “baratos” tenderán a revertir  más rápido a sus valoraciones intrínsecas.

Inconvenientes: pueden pasar muchos años hasta que las valoraciones afloren, por lo que la mayor parte de gestión value no es pura, ya que la mayoría de gestores no pueden permitirse tener un mal año.

-En el “Momentum Investing” se compra fuerza, tendencia; se escogen aquellos valores que mejor tendencia presentan para aprovecharse de los flujos hasta que se agoten. El “momentum investing” es un aspecto del análisis técnico en el que se adentran otros tipos de gestión bajo criterios más matemáticos y estadísticos (por ejemplo algunos Hedge Funds así como otros fondos de trading sistemático). Cuando hablamos de momentum, de análisis técnico, hablamos de cuantificar datos de precios o derivados de los precios respecto al pasado. Cualquier tipo de estrategia matemática o estadística de inversión choca de lleno con la Escuela Austriaca de economía (más cercana al Value Investing).

Ventajas: las tendencias alcistas son más duraderas que las caídas, que son más rápidas; con esta estrategia estaremos acompañando el flujo dinerario en aquellas.

Inconvenientes: en momentos puntuales será más fácil estar comprando valores con valoraciones más exigentes. Esta estrategia es proclive a generar mayor número de gastos en comisiones.

En el cuadro inferior apreciamos un estudio de la gestora BlackRock desde 1927 hasta 2014. Se comprueba la gran diferencia de rentabilidades anualizadas entre comprar los valores que mejor lo están haciendo respecto a comprar los más castigados o el propio índice:

 

 

Para estudiar las diferencias de comportamiento entre una gestión Value y una de Momentum utilizaremos los principales índices que engloban estas metodologías: los índices MSCI. En la web de MSCI se expone cómo configuran los índices Value, teniendo en cuenta tres variables, precio/valor contable, Forward PER 12 meses y rentabilidad por dividendo. Los índices Momentum acogen aquellas acciones con un mejor comportamiento hasta un plazo de doce meses.

Es evidente que la mayor parte de gestores Value y otros más técnicos no se basaran en las condiciones anteriores a la hora de hacer su “stock picking”, pero será la mejor forma de aproximarse a las diferencias de comportamiento entre ambos tipos de gestión.

Vea aquí en informe completo sobre gestión value y gestión técnica