La fabricante de componentes metálicos para la industria del automóvil Gestamp ha presentado los resultados correspondientes a los nueve primeros meses de 2018 con un beneficio neto de 163 millones, lo que supone un aumento del 7%. Los ingresos se elevan hasta los 6.155 millones de euros, lo que representa una tasa de crecimiento del 2,5%, un 8,9% a tipo de cambio constante.

La compañía que lidera Francisco José Riberas explica que el crecimiento registrado en este período ha sido impulsado "por los buenos volúmenes de la industrial y la implementación de nuevos proyectos, especialmente en Norteamérica, Europa del Este y Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), aunque se han visto parcialmente afectados por un fuerte impacto de los tipos de cambio". 

Gestamp ha registrado un ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) de 681 millones de euros, que representa un crecimiento del 8,6%, alcanzando un margen del 11,1%. 

Gestamp gana un 7% más entre enero y septiembre hasta los 163 millones

Gestamp ha continuado invirtiendo en proyectos estratégicos, aumentando su presencia global con la apertura de seis nuevas instalaciones en lo que va de año, incluida la nueva planta de Matsusaka en Japón, que se inaugurará esta misma semana.

El desempeño de Gestamp en los primeros nueve meses de 2018 ha estado en línea con las expectativas del Grupo, pese haber vivido un trimestre con más desafíos de lo esperado como resultado de las condiciones del mercado.

La compañía registró 1.894 millones de euros de ingresos en el tercer trimestre, lo que representa un incremento del 1,1%. Durante este período, el ebitda de Gestamp aumentó un 11,9%, un 22,2% a tipo de cambio constante.

Durante el tercer trimestre de 2018, la facturación se ha visto afectada por las continuas incertidumbres en el mercado automovilístico relacionadas con el protocolo para medir las emisiones de los vehículos WLTP, las tensiones comerciales, la desaceleración de China y el impacto de los mercados emergentes en los tipos de cambio, según explica la compañía en una nota de prensa.

"Todo ello ha traído consigo la volatilidad a corto plazo. Aún con esas incertidumbres a corto plazo, se espera que la producción de automóviles en las zonas donde Gestamp tiene presencia crezca a un nivel estable del 0,9% en 2018 y a más del doble de dicha tasa, hasta un 2,4%, en 2019, según los datos de la consultora IHS a octubre de 2018", explica Gestamp.

En lo que va de año Gestamp cae en bolsa un 8,8%, mientras que desde que comenzase el cuarto trimestre del año un 18%.