El consorcio estadounidense General Motors ha vendido la empresa fabricante de automóviles sueca Saab al también productor de deportivos sueco Koenigsegg, anunciaron hoy en Estocolmo. General Motors y Koenigsegg han suscrito para formalizar la transacción una declaración de intenciones. La operación contempla una financiación de 600 millones de euros por parte del Banco Europeo de Inversiones que será avalada por el Gobierno de Suecia. La empresa fabricante de deportivos exclusivos Koenigsegg era barajada desde hace días como la mas seria aspirante a la compra de Saab, que se declaró insolvente ante las dificultades financieras de su casa matriz, la estadounidense General Motors.