El grupo automovilístico estadounidense General Motors, que atraviesa una crítica situación financiera, insistió hoy en que la mejor solución para la corporación es llevar a cabo una reestructuración de sus negocios, y no optar por la suspensión de pagos. General Motors salía así al paso de una información publicada por el diario norteamericano 'Wall Street Journal', en la que se asegura que la multinacional con sede en Detroit está abiertos a un procedimiento concursal "rápido". "En contra de lo publicado por 'Wall Street Journal', General Motors no ha cambiado su posición sobre la quiebra", insiste la compañía que defiende como mejor solución "la reestructuración de su negocio al margen de los tribunales".