El grupo General Motors, primer fabricante mundial de automóviles, lanzará una emisión de deuda por un importe de 820 millones de euros. El objetivo es reemplazar otra por el mismo importe y ganar liquidez, en un momento en que el mercado de capitales, según la compañía, presenta una atractiva oportunidad para hacerlo.
Además, General Motors ha recibido una inyección financiera por importe de 4.100 millones de dólares (3.060) millones de euros, avalada por GMAC, su antigua división financiera en la que mantiene una participación del 49%. General Motors, inmerso en un plan de reestructuración en Norteamérica que supone la supresión de 30.000 empleos, cerró el primer trimestre del año con un beneficio neto de 62 millones de dólares (45,6 millones de euros), lo que supone un descenso del 90% respecto a las ganancias de 602 millones de dólares (442,6 millones de euros) registradas en el mismo período de 2006. La caída del beneficio de General Motors se explica por las pérdidas del negocio hipotecario de la filial financiera GMAC, en línea con la debilidad que sufre este sector en Estados Unidos. El grupo mantiene una participación del 49% en GMAC, que restó de su resultado 115 millones de dólares (84,5 millones de euros).