Gas Natural se ha acercado a su rival portuguesa EDP para una potencial integración que crearía la cuarta eléctrica de Europa, que contaría con una capitalización conjunta de unos 35.000 millones de euros.

Según explica Reuters citando fuentes conocedoras de la operación, las negociaciones sobre la operación y su estructura potencial están todavía en una etapa preliminar y ésta podría no producirse,  aunque el presidente de Gas Natural, Isidre Fainé, ya se ha acercado al grupo luso para tratar el asunto.

De concretarse, la transacción crearía una compañía que competiría cara a cara con la francesa Engie y no quedaría lejos de los grandes grupos europeos, Enel o Iberdrola .

Una fusión entre Gas Natural y EDP tendría encaje estratégico por la fortaleza del grupo luso en renovables, mientras que Gas Natural sigue siendo un jugador importante en gas y carbón.

Los dos grupos serían además complementarios desde el punto de vista geográfico, especialmente en América Latina, donde el grupo español es fuerte en Chile y México y el portugués en Brasil y EEUU.

Una fusión entre Gas Natural y EDP iría en línea también con los esfuerzos de Criteria Caixa, el holding de participaciones industriales de Caixa, para reestructurar su cartera.

Criteria, que también está presidida por Fainé, quiere centrarse en tener participaciones más pequeñas en grupos más grandes con menor influencia política pero mayores retornos financieros.

Actualmente está analizando una oferta por su participada Abertis lanzada por la italiana Atlantia que podría suponer reducir su 22% en el operador español hasta alrededor de la mitad. 

"Fainé quiere tener participaciones más pequeñas en empresas más grandes, como hizo con Agbar o está negociando con Atlantia para Abertis. Ahora está mirando a Portugal para hacer lo mismo con Gas Natural y EDP", dijo una fuente conocedora de las conversaciones.

Por el contrario, Gas Natural Fenosa ha negado a la agencia Euroa Press que haya mantenido "conversaciones" con el grupo portugués EDP para una posible fusión entre ambos grupos, que daría lugar a uno de los gigantes energéticos europeos.

Según indicó un portavoz de la compañía a la agencia, la energética española no ha mantenido "ninguna conversación" con la empresa lusa para estudiar esta operación.