Sin embargo, Villaseca puntualizó que sólo podía responder por Gas Natural y evitó pronunciarse sobre lo que hayan podido hacer sus principales accionistas
, La Caixa y Repsol YPF, que en distintos foros también han negado haber mantenido conversaciones con terceros.Durante las últimas semanas ha habido rumores sobre una futura operación sobre Iberdrola protagonizada por el grupo francés EDF y la constructora ACS, que han reconocido públicamente contactos, a la que podrían sumarse terceras compañías.El presidente de Banca March, principal accionista de la constructora, dijo el pasado 5 de febrero que ACS también había tenido conversaciones con otras empresas, entre las que citó a Gas Natural, Repsol YPF y las alemanas E.ON y RWE.Ese mismo día, Repsol YPF, propietaria de un 30% de Gas Natural, desmintió las afirmaciones de March y tres días después, el presidente de Criteria, el holding industrial de La Caixa, Ricard Fornesa, siguió los pasos de la petrolera, aunque reconoció su voluntad de reforzar su presencia en el sector energético.Durante la presentación de los resultados del ejercicio 2007, Villaseca se refirió también a los conflictos que mantiene con Sonatrach por la rescisión del proyecto Gassi Touil y la renegociación de los contratos de suministro de gas a largo plazo y descartó que se produzca un acuerdo antes del laudo arbitral abierto en París.Villaseca recordó que la intención de la empresa estatal argelina es modificar el precio del gas que le suministra al margen de lo pactado contractualmente y avanzó que el arbitraje se prolongará "al menos" todo este año.Por otro lado, Gas Natural ha decidido no acudir al concurso de venta de Distrigas, al considerar que las autoridades comunitarias le impedirán tomar el control de la compañía por su relación con su principal accionista, el grupo franco-belga Suez.Villaseca explicó que tras estudiar la operación, la compañía ha concluido que la presencia de Suez en su accionariado (11,4%) va en contra de los estipulado en la normativa europea, que prohíbe a empresas con una relación estrecha acudir a estos procesos de venta.Gas Natural obtuvo en 2007 un beneficio neto de 959,4 millones de euros, cifra que representa un incremento del 12,3% respecto al ejercicio anterior, gracias a la buena marcha de los negocios de distribución de gas en España y Latinoamérica, y de producción y comercialización de electricidad en España.Villaseca, que calificó los resultados de "satisfactorios", afirmó que la buena evolución de las cuentas pone a Gas Natural "en la pista" para ejecutar su plan estratégico 2008-2012, que prevé unas inversiones de 12.500 millones.El beneficio bruto de explotación (EBITDA) creció durante el pasado año el 19%, hasta los 2.276 millones de euros, gracias al crecimiento de la comercialización mayorista y minorista de gas, que representó el 19,6% del total del EBITDA.La cifra de ventas cayó un 2,4%, hasta los 10.093 millones, por los menores precios de la electricidad en España y por la depreciación del dólar respecto al euro.