La compañía de energía atribuye estos resultados al aumento de los precios y de la producción de petróleo.
Galp obtuvo un beneficio neto ajustado –excluyendo el efecto stock y activos recurrentes- por valor de 306 millones de euros, lo que supone un 43% más que el año anterior, un aumento que, según la compañía, se debe al aumento de los precios y de la producción de crudo.
 
La Comisión del Mercado de Valores lusa señala además como posibles causas de esta subida al crecimiento del volumen de venta de gas natural, al margen de refinación y al nivel del volumen de petróleo procesado.