El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, no abordaron hoy la posible ampliación de capital del grupo europeo EADS, una cuestión que dijeron dejar para más tarde y en la que quedaron en evidencia sus divergencias, en particular sobre la urgencia. Sarkozy y Merkel, que comparecieron ante la prensa al término de una jornada de reuniones en Toulouse (sur de Francia) centrada en EADS, señalaron que la ampliación del capital es objeto de discusiones en el seno de un grupo de reflexión, y cada uno marcó la urgencia que le merece este asunto.