El Senado francés aprobó este jueves a última hora la contribución de Francia al plan internacional de rescate financiero a Grecia, cifrada en 16.800 euros, del total de 110.000 millones que entre los países de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) entregarán a Atenas para atajar los riesgos de su excesivo endeudamiento.

De este modo, la Cámara Alta francesa aprobó la concesión de un préstamo a Grecia a tres años de 16.800 millones, de los que Atenas recibirá 3.900 en 2010.    

La Asamblea Nacional, Cámara Baja francesa, ya aprobó reciente este paquete de ayudas, que fue apoyado por los diputados de la gobernante Unión por un Movimiento Popular y del Partido Socialista, la principal fuerza opositora.