El presidente del consejo de administración del banco asegurador belgo-holandés Fortis, Maurice Lippens, justificó el interés de su entidad en ABN Amro alegando que una eventual combinación ofrecería "oportunidades atractivas" para convertirse en un líder del sector financiero del Benelux.
Lippens recordó hoy, durante la junta de accionistas en Bruselas, que Fortis es el cuarto banco más importante de Holanda, la tercera entidad en el mercado de seguros y tiene más de 13.000 empleados en ese país. Fortis integra junto al Santander y el Royal Bank of Scotland (RBS) un consorcio que intenta hacerse con el control del banco holandés ABN Amro. Además de mostrarse convencido de que las actividades complementarias aportarán importantes beneficios en términos de eficacia, Lippens aseguró que las actividades de banca privada y gestión de capitales aumentarán "de manera considerable" las oportunidades de crecimiento a escala internacional. Añadió que una fusión crearía el quinto grupo financiero más grande de Europa en términos de beneficio neto, e insistió en que "una combinación así encajaría perfectamente en nuestra estrategia de crecimiento (a largo plazo)". Lippens destacó que los tres miembros del consorcio disponen de una amplia experiencia en los ámbitos en los que ABN Amro es activo, así como de un buen conocimiento de los mercados financieros en los que opera el grupo holandés. También recalcó que cada uno de los miembros del consorcio puede presentar resultados excelentes en lo que respecta a integraciones exitosas, incluida la realización de los ingresos prometidos. Por todos estos motivos, Fortis consideró que "están presentes todas las condiciones para unir nuestras fuerzas con dos instituciones sólidas como el Royal Bank of Scotland y el Santander". "Teniendo en cuenta la posición de Fortis en el Benelux, considerábamos injustificable no prestar atención a esta oportunidad única", explicó Lippens a los accionistas. El consorcio hizo a finales de abril una oferta a ABN Amro de 39 euros por acción, lo que equivale valorar el banco en 72.000 millones de euros, de los que un 70% se pagaría en efectivo y el resto en acciones de RBS.