Ford Motor y  su división de financiamiento usarán 2.400 millones de dólares en efectivo, combinados con acciones, para reducir la deuda de la fabricante de autos en 9.900 millones. Las medidas se producen en momentos en que la compañía busca fortalecer su hoja de balance en medio de una caída pronunciada de ventas que amenaza al sector automotriz.
Ford, que hasta el momento ha conseguido no tener que recurrir a préstamos del Gobierno de Estados Unidos para permanecer a flote, ha estado consumiendo miles de millones de dólares en efectivo cada trimestre para financiar sus operaciones de fabricación de vehículos.

El mes pasado, la compañía anunció planes para retirar hasta 10.400 millones de dólares en deuda a través de una combinación de efectivo y acciones financiada mayormente por su división de préstamos con el fin de reducir su deuda, que al final del año ascendía a 25.800 millones de dólares. Las medida anunciadas el lunes también reducirán los costos anuales por intereses en 500 millones.