El grupo automovilístico Ford, el único de los grandes fabricantes norteamericanos que ha eludido la suspensión de pagos, ha alcanzado un acuerdo con sus bancos acreedores para refinanciar deuda por un importe de 7.900 millones de dólares (unos 5.300 millones de euros al cambio actual). En concreto, la refinanciación de la deuda incluye un crédito 'revolving' por importe de 7.200 millones de dólares (4.830 millones de euros), cuyo plazo de vencimiento se ha retrasado desde el 15 de diciembre de 2011 hasta el 30 de diciembre de 2013.