El grupo automovilístico estadounidense Ford cerró el pasado año con su primer resultado positivo desde 2005, al obtener un beneficio neto de 2.699 millones de dólares (1.918 millones de euros al cambio actual), frente a unas pérdidas de 14.766 millones de dólares (10.495 millones de euros) en 2008. Ford, el único de los tres 'grandes' fabricantes estadounidenses que ha evitado la suspensión de pagos y que no ha solicitado ayudas públicas, espera seguir siendo rentable este año y consolidar sus beneficios en 2011, conforme a lo establecido en su plan estratégico Ford ONE.