Ford despreció el tipo de rescate gubernamental que se entregó a General Motors y Chrysler. Sin embargo, eso no implica que la automotriz con sede en Dearborn, Michigan, vaya a salir adelante completamente sola.  La empresa está intentando obtener de Gobiernos de todo el mundo cientos de millones en créditos directos y garantías prendarias para ayudar a su división crediticia y cumplir con la regulación ambiental en Norte y Sudamérica, Europa y Australia.  "Ford está evitando andar la misma senda que GM y Chrysler, pero de todos modos está aprovechando el dinero en otros lados", dijo Aaron Bragman, analista del sector automotor en IHS Global Insight.