El ministro de Fomento, José Blanco, dijo hoy que "la situación de privilegio de los controladores aéreos no puede mantenerse", ya que algún controlador gana 900.000 euros al año y otros más de 500.000 euros al año, y abogó por mejorar la gestión aeroportuaria.