La agencia estadounidense de calificación crediticia ha rebajado de nuevo el ráting de Irlanda, y lo ha hecho además en dos escalones, desde AA+ hasta AA-.