Por otro lado, Fitch explica que la decisión de mantener la vigilancia negativa sobre la calificación a largo plazo refleja el acuerdo final aún pendiente respecto a la transacción y la aportación de más información por parte de la compañía. El rating de Gas Natural podría ser rebajado una categoría si la compañía no reduce su apalancamiento en los 18 ó 24 meses siguientes al cierre de la transacción, señala Fitch.

De este modo, la agencia indica que valorará la futura estructura del balance de la compañía tras la fusión, el perfil de vencimientos de deuda, así como el marco temporal de las posibles desinversiones y las potenciales sinergias y estrategias para el negocio.

Por otro lado, Fitch señala que los ratings de Unión Fenosa probablemente serán equiparados con los de Gas Natural cuando se complete la adquisición.

La rebaja de calificación por parte de Fitch se suma a la realizada el pasado viernes por Standard & Poor´s que recortó el rating a largo y corto plazo de Gas Natural desde A/A-1 a BBB+/A2.