Fitch mantiene la calificación de la deuda soberana de Portugal en BBB- y la perspectiva negativa.

La agencia asegura en una nota que tiene la intención de tomar una decisión sobre la perspectiva negativa en el cuarto trimestre.

"La revisión tendrá en cuenta la situación financiera y fiscal del sector público, el cumplimiento de Portugal hasta la fecha del programa ajuste impuesto por la UE y el FMI, el presupuesto de 2012, el progreso hacia la privatización, los riesgos para el sistema bancario de Portugal y una evaluación actualizada de las previsiones económicas y fiscales de Portugal a medio plazo", explica Fitch.