La agencia de calificación Fitch no ha querido dejar de formar parte del dilema griego y ha azotado con fuerza al país heleno.

De este modo, Ficth ha rebajado un escalón la calificación de Grecia de BB+ a B+ con perspectiva negativa, lo que hace pensar en nuevas rebajas de rating en un futuro.

La rebaja, según la agencia, refleja la escala del desafío al que se enfrenta Grecia para implementar el programa de reformas fiscales y estructurales que necesita para asegurar la solvencia del Estado y sentar las bases de una recuperación económica sostenida.

El directo perjudicado por esta rebaja ha sido el euro, que retrocede posiciones frente al dólar cayendo un 1%. La moneda comunitaria ya se encontraba de capa caída frente al dólar americano a la expectativa de las elecciones municipales españolas del próximo domingo.