El deterioro de las condiciones macroeconómicas en España y el incremento del paro continúan afectando negativamente a la evolución de los activos financieros estructurados de diferentes sectores a pesar del respaldo que representan unos tipos de interés históricamente bajos y las diferentes medidas aplicadas por las entidades para reducir los impagos, según Fitch.