"Finlandia está comprometida a ser un miembro de la Eurozona, y creemos que el euro es útil para Finlandia", ha asegurado la ministra de Finanzas al diario financiero Kauppalehti, aunque añadió que "Finlandia no se colgará al euro a cualquier coste y estamos preparados para todos los escenarios".
La ministra finlandesa de Finanzas, Jutta Urpilainen, ha elevado hoy el tono de las "quejas" de su país y ha advertido de que Finlandia podría considerar dejar la Eurozona antes que pagar las deudas de otros países. Urpilainen recalcó que Finlandia, uno de los pocos países de la Unión Europea que todavía mantiene la triple A, no acordaría un modelo de integración en el que los países sean responsables colectivamente de las deudas y riesgos de los estados miembros.

Además, en este sentido, la ministra insistió que la unión bancaria no funcionará si se basa en obligaciones conjuntas de los países. "Responsabilidad colectiva por las deudas, riesgos y economías de otros países, no es eso para lo que deberíamos estar preparados", recalcó Urpilainen.

En otra entrevista con el diario Helsingin Sanomat, la ministra reconoció que Finlandia "representa la línea dura" cuando se habla de los rescates de la Eurozona. "Somos constructivos y queremos resolver la crisis, pero no en cualquier condición".

En los últimos tiempos, Finlandia ha mostrado varias veces sus reticencias en los últimos días: ha pedido garantías a España como parte del rescate bancario y ha amenazado con vetar el acuerdo europeo para que el fondo de rescate compre bonos soberanos en el mercado secundario. Bruselas ya le ha advertido públicamente.